dijous, 10 de novembre de 2016

REFLEXIONES E IDEAS EXTRAÍDAS DEL SEMINARIO

Reputación Digital: ¿Qué dicen de nosotros?
Durante este seminario sobre actitud digital hemos reflexionado sobre el papel que adopta el ciudadano digital, aquel individuo que participa activamente en la sociedad 2.0 utilizando aquellas herramientas que más se adaptan a sus gustos o a sus necesidades. El seguimiento de unas normas de conducta (netiqueta) en un mundo tan libre como la red gestará la reputación digital y moldeará una identidad que no tiene por qué reflejar la realidad existente sino la realidad que cada individuo quiera o necesite mostrar.

El ciudadano digital tiene la posibilidad de convertirse en un usuario proactivo que utiliza la red para exponer opiniones y experiencias pero que, a la vez, se nutre de la información aportada por otros miembros de la comunidad virtual. La información a un solo clic facilita acciones, promueve la autoformación, enriquece puntos de vista, derriba los muros del discurso único, crea crítica y autocrítica y provoca que el individuo pueda desarrollar aquellos aspectos por los que siente más curiosidad ya que en el mundo 2.0 está todo, sólo hay que saber buscarlo, documentarlo, analizarlo y contrastarlo.


Reputación digital en las RRSS
Internet es la red de redes, la identidad colectiva suma de millones de identidades individuales, la globalización del siglo XXI en versión 2.0. Internet es el grado de libertad más amplio al que el individuo actual puede aspirar porque resulta difícil legislar un concepto tan virtual como real, tan tangible como etéreo. 

Y es el individuo quien tiene que velar por que esa libertad sea tan amplia como él desee, controlando la información publicada tanto en forma como en contenido, creándose una identidad digital acorde a aquello que quiera mostrar y haciendo de su reputación digital su mejor tarjeta de visita.

La seguridad en la red es un aspecto que se escapa de cualquier legislación pues en la propia libertad que ofrece la red radica la dificultad de controlarla. ¿Dónde están los límites? Posiblemente, estén allí dónde el individuo decida pero la red como comunidad interrelacionada y transversal no nos garantiza el anonimato ni la seguridad total. Todos estamos expuestos desde el momento en que participamos en ella. Hay un territorio del mundo digital que se nos presenta hostil porque las leyes son silenciosas y las reglas desaparecen en medio del caos. Es la parte oscura, esa que nos preocupa porque no podemos controlarla ni evitarla.  Es en este territorio donde el ciudadano digital se muestra más vulnerable y débil.

¿El reto? Convivir y participar en la sociedad digital. Asumirla como algo que ha venido para quedarse y tener en cuenta que como miembros de esta comunidad virtual, todo aquello que expongamos no sólo nos definirá como personas sino que lo hará de forma perenne y en un tiempo infinito. 



 The way to gain a good reputation is to endeavor 
to be what you desire to appear.
Sócrates